diabetes salud
A-  A  A+

Médicos Plan Complicaciones CrónicasPlan Debut AdultoPlan Debut NiñosPlan DeportePlan Diabetes GestacionalPlan DietasPlan Mantenimiento AdultosPlan Mantenimiento NiñosPlan Tarifa Plana Psicología
Inicio La diabetes

Qué es la diabetes

Diabetes mellitus (DM) o diabetes sacarina, es un síndrome orgánico multisistémico que tiene como característica el aumento de los niveles de glucosa en sangre (signo clínico conocido como hiperglicemia), resultado de defectos en la secreción de insulina ( hormona producida por el páncreas para el control de la glucosa ) o por resistencia de las células a la insulina.

El término diabetes procede del latín y griego, y significa “correr a través” haciendo referencia a la elevada ingesta de agua y excreción copiosa de orina que presentan los pacientes. Se conoce con el apellido mellitus o sacarina por el sabor dulce de la orina debido a la alta concentración de glucosa que presenta.

Se trata de una patología compleja que incluye a varias enfermedades en las cuales coexiste un trastorno global del metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas.

Las células metabolizan la glucosa para convertirla en una forma de energía útil; por ello el organismo necesita recibir glucosa (a través de los alimentos), absorberla (durante la digestión) para que circule en la sangre y se distribuya por todo el cuerpo, y finalmente, de la sangre entre al interior de las células para que pueda ser utilizada. Este último paso de glucosa hacia el interior de las células es llevado a cabo por la acción de la hormona insulina.

 

Historia:

La diabetes mellitus era ya conocida antes de la era cristiana. La primera referencia histórica que se dispone es la del Papiro de Ebers encontrado en unas excavaciones efectuadas en Egipto en 1862, después traducido por el egiptólogo alemán que le dio su nombre, Georg Ebers. El Papiro data de más de 3500 años.

Areteus de Capadocia ( siglo II d. Cristo), le dio el nombre de diabetes, que significa en griego sifón, refiriéndose al signo más llamativo que es la eliminación exagerada de agua por el riñón, expresando que el agua entraba y salía del organismo del diabético con suma facilidad.

En los siglos posteriores no se encuentran en los escritos médicos referencias a esta enfermedad hasta que, en el siglo XI, Avicena habla con clara precisión de esta afección en su famoso Canon de la Medicina. Tras un largo intervalo fue Tomás Willis quien, en 1679, hizo una descripción magistral de la diabetes, quedando desde entonces reconocida por su sintomatología como entidad clínica. Fue él quien, refiriéndose al sabor dulce de la orina, le dio el nombre de diabetes mellitus (sabor a miel).

Los primeros trabajos experimentales relacionados con el metabolismo de los glúcidos fueron realizados por Claude Bernard quien descubrió, en 1848, el glucógeno hepático y consiguió, posteriormente, determinar la glucosa en sangre y señaló que la hiperglucemia era el signo fundamental de la enfermedad. En la segunda mitad del siglo XIX el gran clínico francés Bouchardat señaló la importancia de la obesidad y de la vida sedentaria en el origen de la diabetes y marcó las normas para el tratamiento dietético, basándolo en la restricción de los glúcidos y en el bajo valor calórico de la dieta. Los trabajos clínicos y anatomopatológicos adquirieron gran importancia a fines del siglo pasado, en manos de Frerichs, Cantani, Naunyn, Lanceraux, etc. y culminaron con las experiencias de pancreatectomía en el perro, realizadas por Mering y Minkowski en 1889.

Langerhans, en 1869 , describió los islotes pancreáticos productores de Insulina. Los canadienses Banting y Best consiguieron aislar la insulina y demostrar su efecto hipoglucemiante. Este descubrimiento significó una de las más grandes conquistas médicas del siglo XX, porque transformó el porvenir y la vida de los pacientes con diabetes y abrió amplios horizontes en el campo experimental y biológico para el estudio de la diabetes y del metabolismo de los glúcidos.

Share/Save/Bookmark